24 marzo 2014

Cursos de Latín en Roma. Verano 2014



CURSOS INTERNACIONALES DE VERANO DE LATÍN
Fundación Mnemosyne, Academia Vivarium Novum. Roma
Cursos intensivos de 4 y 8 semanas. Del 23 de junio al 16 de agosto de 2014.
Para aprender a leer, escribir y hablar con facilidad la lengua que fundó los cimientos de Occidente. Los cursos se basan en una inmersión total de la lengua y se dividen en dos módulos fundamentales y dos opcionales:
MÓDULOS:
LATÍN I (de la 1ª a la 4ª semana -23 de junio al 19 de julio- 15 ECTS): 
Dirigido a quien carece por completo de un conocimiento previo del Latín, o que lo posee someramente. También se dirige a aquellos profesores de latín que quieran aprender, participando en las clases, las técnicas del método activo de la enseñanza de los fundamentos morfológicos, sintácticos y léxicos. Los alumnos obtendrán firmes conocimientos en materia de morfología, sintaxis y vocabulario (1800 palabras elegidas bajo un criterio de frecuencia) y serán conducidos hasta la lectura de textos históricos de dificultad moderada (los Evangelios, Catulo, Marcial, Fedro, César). Duración: 156 horas.

LATÍN II (de la 5ª a la 8ª semana -20 de julio al 16 de agosto- 15 ECTS): 
Dedicado a quien haya asistido a la primera parte del curso o a quien posea de antemano y activamente los conceptos morfosintácticos fundamentales de la lengua, y cuando menos las 1600 palabras contenidas en el vocabulario frecuencial de Besancon, así como a los docentes interesados en la enseñanza el latín a un nivel más avanzado. Los alumnos serán introducidos a la lectura fluida de fuentes originales de escritores latinos (Cicerón, Salustio, Livio, Horacio, Séneca, Petronio, Plinio el joven, Eutropio, Ambrosio, Agustín, Erasmo y muchos otros). Duración: 156 horas.

MÓDULOS OPCIONALES POR LA TARDE  
a. Didáctica del latín: (una hora y media al día: 36 horas al mes, 72 en total): de las 17:30 a las 19:00 de lunes a sábado. Será efectuado toda vez que se alcance una concurrencia de al menos 20 inscritos:
Este módulo, impartido exclusivamente en latín, está dirigido específicamente a los profesores de Latín que deseen adquirir técnicas y estrategias didácticas a través del método induc­tivo, así como aprender a ilustrar en Latín a los autores de la literatura antigua, medieval, renacen­tista y de la edad moderna mediante muchas horas diarias de conversación práctica, lecciones y actividades varias. Incluso el docente que no haya jamás utilizado la lengua de manera activa podrá, en el transcurso de dos meses, hablar, escribir y enseñar Latín con notable soltura y fluidez, ala vez que dominará los métodos de glotodidáctica más eficaces entre los antiguos y modernos.

b. Nivel elemental de griego antiguo: (una hora y media al día: 36 horas cada mes, 72 horas en total): de las 15:30 a las 17:00 de lunes a sábado.
Durante los dos meses las lecciones se impartirán en griego antiguo con un método análogo al usado en los módulos de latín. Los alumnos, aún partiendo de un conocimiento nulo de la lengua, aprenderán el alfabeto, al artículo, las declinaciones de sustantivos y adjetivos, el presente de indicativo, el participio de presente, el imperativo y el infinitivo activo y medio de los verbos en ω y de los verbos contractos en α y en ε, el presente de indicativo, el participio, el imperfecto y el infinitivo de ειμι, los pronombres personales y posesivos, los pronombres reflexivos, interrogativos e indefinidos y el uso de las preposiciones. Además adquirirán un vocabulario de más de 700 palabras del léxico básico y permitirán aprender el idioma de una manera activa, no sólo leyéndola correctamente, sino también hablándola y escribiéndola. Se remarca que estudiar ambas lenguas, latín y griego antiguo, es EXTREMADAMENTE costoso en un tiempo tan reducido. Esta lecciones, por tanto, están menos aconsejadas a aquellos alumnos que no tengan ya unas bases de latín y que deban dedicar el tiempo del que dispongan a aprender el latín desde los primeros elementos. Se requiere una dedicación íntegra e intensa.

HORARIOS:
Para cada uno de los módulos las clases se realizarán de Lunes a Sábado. El tiempo matutino será distribuido en tres sesiones de una hora y media cada una. La tarde será dedicada al estudio particular de los contenidos vistos en clase y a la realización de los ejercicios y trabajos asignados. De las 19:00 a las 21:00 los alumnos participarán en una última sesión con actividades lúdicas y didácticas como dramatizaciones, música, juego lingüísticos, audiovisuales, etc. Cada semana será propuesto un examen para verificar el aprendizaje de los contenidos de las clases. La adquisición de los créditos está subordinada a dichas pruebas.

HORARIO:
08:00 – 09:00  Desayuno
09:00 – 10:30  Sesión 1
10:30 – 10:45  Pausa
10:45 – 12: 15  Sesión 2
12:15 – 12:30  Pausa
12:45 – 14:00  Sesión 3
14:00    Comida
15:00 – 19:00  Estudio individual / clases opcionales
19:00 – 21:00  Actividades lúdico-didácticas
21:00    Cena
Durante las pausas, el servicio de cafetería estará a disposición de los participantes.
Importante: Si bien los estudiantes tendrán a su disposición el tiempo de las 15:00 a las 19:00, es necesario que desde un inicio sean conscientes de que el curso es extremada-mente exigente: El alumno no ha de pensar que está por acudir a unas ‘vacaciones de estudio’, o que podrá dedicar sólo parcialmente su tiempo a la meta que el curso propone y al estudio que la misma requiere. Se debe atender escrupulosamente a los horarios y a las tareas a realizar, con fin de alcanzar con buen éxito el objetivo. Los domingos serán días de descanso y, con todo, será posible hacer uso de los campos de juego (baloncesto, fútbol, tenis) y de la piscina de nuestras instalaciones.

EXCURSIONES:
Durante los dos meses se efectuarán excursiones a la Campania Italiana, durante los cuales se realizarán clases itinerantes (con lecturas de autores latinos) y se realizarán visitas a sitios arqueológicos como Pompeya, Herculano, Stabias, Cumas y Pestum, Ostia, la villa de Adriano, etc. El programa definitivo de las excursiones de dirá al comienzo del curso, aunque durante el mismo podrá sufrir modificaciones en el orden y meta de los viajes.

LIBROS DE TEXTO:
Para el módulo 1:
• H. Ørberg, Lingua Latina per se illustrata: pars I: Familia Romana, Edizioni Accademia Vivarium Novum, Roma 2010.
• P. Coosemans, H. Janssens, P. Maes, R. Vandessel, A. Vangilbergen, Quaderno d'esercizi I, Edizioni Accademia Vivarium novum, Roma 2009.
• P. Coosemans, H. Janssens, P. Maes, R. Vandessel, A. Vangilbergen, Quaderno d'esercizi II, Edizioni Accademia Vivarium novum, Roma 2009.
• Hans H. Ørberg, Luigi Miraglia e Tommaso F. Bórri, Latine disco, Edizioni Accademia Vivarium Novum, Roma 2010.

Para el módulo 2:
• H. Ørberg, Lingua Latina per se illustrata: pars II: Roma Aeterna + Indices, Edizioni Accademia Vivarium novum, Roma 2010.
• Hans H. Ørberg, Lingua Latina per se illustrata: Exercitia II, Edizioni Accademia Vivarium Novum, Roma 2011.
• Enchiridion (materiale per i corsi estivi), Edizioni Accademia Vivarium novum, Roma 2011.

Para el módulo 3:
• Hans H. Ørberg, Lingua Latina per se illustrata: pars II: Roma Aeterna + Indices, Edizioni Accademia Vivarium novum, Roma 2010.
• Hans H. Ørberg, Lingua Latina per se illustrata: Exercitia II, Edizioni Accademia Vivarium novum, Roma 2011.
• Enchiridion (materiale per i corsi estivi), Edizioni Accademia Vivarium novum, Roma 2011.
• Selezione d'opere di autori classici con note.

INSCRIPCIÓN Y CUOTAS:
Para participar en los cursos, hace falta inscribirse indicando el módulo al que se desea asistir y mandar un anticipo del 10% de la cuota. La cuota es requerida como contribución parcial a los gastos que la Fundación Mnemosyne sostiene cada año.

Los cursos organizados por la fundación Mnemosyne no tienen ánimo de lucro. Todos los fondos recogidos se dirigen a financiar el mayor número posible de becas para jóvenes.

– La cuota que permite la participación al curso completo de 8 semanas (del 23 de junio al 16 agosto inclusive) y que incluye el alojamiento, los libros de texto y las excursiones es de 4.980€ por persona.
– El precio de participación a un solo módulo es de 2.500€  por persona.
– En caso de requerir habitación individual, pedimos sumar a la cuota € 500 por cada mes de participación.

La cuota de participación ha de ser pagada únicamente en euros, ya sea en efectivo, con cheque o a través de un depósito bancario.

La cuenta corriente es la siguiente:
IBAN IT54R0539275780000000001437
SWIFT: BPMOIT1XXX
BIC: BPMOIT22XXX

Dirigido a la Accademia Vivarium novum
Causa del abono: Nombre del participante
Banca della Campania (Gruppo BPER)
Via Scipione Capone, 135 - 83048 Montella

La cuota de participación incluye:
• Alojamiento en habitación individual (en caso de ser requerida según lo estipulado anteriormente) doble o triple en el campus de la Academia Vivarium Novum por la entera duración del curso (58 noches, del 23 de junio al 16 de agosto), con posibilidad de utilizar piscina, jardines y campos de juego.
• Desayuno, comida y cena todos los días, así como almuerzo para llevar a las excursiones.
• 312 horas de clases, impartidas en latín por expertos de la didáctica de dicha lengua.
• Excursiones en la Campania (Pompeya, Cumas, etc.) o en el Lacio (Ostia, Villa de Adriano en Tívoli), con transporte y entrada a los sitios arqueológicos.
• Libros y material didáctico.

No incluye:
• Paseos privados en los días libres.
• Transporte fuera del programa previsto.
• Consumo del servicio de cafetería.
• Bebidas, fuera de las servidas en la mesa durante las horas establecidas.

La inmersión total en un ambiente cuyo único medio de comunicación sea el latín requiere necesariamente la residencia en el campus. Las habitaciones pueden ser individuales, dobles o triples, todas ellas provistas de baño. Los matrimonios podrán ocupar habitaciones dobles. Para efectuar la petición de admisión, es necesario cumplimentar y enviar el documento que se puede descargar en el siguiente vínculo: vivariumnovum.net/files/sa_-_application_form_-_2014.pdf

En caso de que se presenten dificultades para descargarlo, es posible enviar una petición por correo electrónico a info@vivariumnovum.net

El cupo de los cursos es limitado. Cada grupo constará de 25-30 alumnos, para permitir a cada uno un correcto aprendizaje, basado en la participación activa de los ejercicios y las conversaciones mantenidas en clase. Para inscribirse a los cursos y garantizar la participación, es necesario enviar el formulario o la solicitud por correo electrónico, junto con un depósito no reembolsable del 10% de la cuota total, antes del 23 de mayo del 2014. Dado que los cursos responden a la apremiante petición de un gran número de personas en todo el mundo, se aconseja reservar cuanto antes.

Contacto:
La solicitud de inscripción al curso de verano debe dirigirse a:
Prof. Luigi Miraglia PhD
Accademia Vivarium novum
Via Corrado Barbagallo nº 20, 00166-Roma (Italia)
Tel. +39. 06 66 58 98 33 / +39 06 66 89 034
Fax +39 06 61 00 72 66


DISTRIBUCIÓN DE LOS LIBROS EN ESPAÑA: www.culturaclasica.es

16 noviembre 2013

Multi ludi Latine II


Como ya hiciéramos en la X edición de la Jornada de Cultura Clásica de Sagunto, Germán González Muñoz y Antonio G. Amador presentamos en esta XI Jornada, que a buen seguro Hermes contemplará desde el Olimpo, una nueva colección de juegos para dinamizar las clases trabajando distintos aspectos de la lengua latina.

En esta ocasión, presentamos los siguientes juegos:

· IVLIVS DICIT (versión en latín del famoso 'Simon says')

· CONFICERE FABVLAS (composición de historias a partir de imágenes)

· SIGNVM ARCANVM ('Password')

· PARES CELEBRES (haz preguntas hasta encontrar a la pareja de tu personaje oculto)


Además, jugaremos en el aula de informática con una colección de 9 actividades diferentes sobre los viajes de Ulises en www.educaplay.com, basadas en los textos de Fabulae faciles, de F. Ritchie
Podemos encontrar la colección de juegos en el siguiente enlace: LAS AVENTURAS DE ULISES

· EL REGRESO DE ODISEO (Mapa Interactivo)
· LOS CÍCLOPES (Completar)
· PELIGROS EN EL MAR (Adivinanza)
· DESCENSO AL HADES (Crucigrama)
· LOS DIOSES OLÍMPICOS (Relacionar)
· LA ISLA DE EEA (Test)
· EN EL PAÍS DE LOS FEACIOS (Ordenar Letras) -# 1-,  -# 2-,  -# 3-
· LOS LOTÓFAGOS (Sopa) 

· LA 'ODUSIA' DE LIVIO ANDRONICO (Ordenar palabras)



22 octubre 2013

De Latinitatis Conventu Athenaei Illustris anno MMXIII Amstelodami habito





 

Aloisia Aguilar moderatrix oratores commendat (2/10)



 

Sebastianus van Bommel de rationis linguam Latinam vivo sermone docendi occasu (3/10)


 

Georgius Tárrega de controversia de Lingua Latina loquenda in Hispania habita saec. XVI (4/10)


 

Georgius Laminarius de Latinitatis apud Bohemos sorte ac fortuna (5/10)


 

David Rijser on the nineteenth century Classics and the perils of Latinity (6/10)


 

Mariola aliique Belgae de prostrata linguarum antiquarum condicione in Belgio (7/10)


 

Thomas Bervoets de recto maximi momenti pronuntiatu (8/10)


 

Aloisius Miraglia de causis corruptae institutionis Latinae (9/10)


 

Ad disputandum vel rogandum tempus (10/10)




Lege plura: www.athenaeumillustre.org

13 octubre 2013

Pro lingua latina (et non solum... )

Rescatamos en el blog un artículo premonitorio en defensa del latín, publicado en El País en enero de 1985 por Xesús Alonso Montero (Catedrático de Literatura en el colegio universitario de Vigo y miembro de la Real Academia Gallega). En él, el autor nos advertía con muy buen juicio de lo que iba a pasar con las Humanidades a partir de la implantación de la LOGSE, dejando al latín (y no sólo a éste) arrinconado en el nuevo sistema educativo: "Privar a nuestros alumnos del latín sería contribuir muy eficazmente a empobrecer su discurso lingüístico" y "Preparar a los niños, a los adolescentes y a los jóvenes para el mundo tecnificado de hoy exige... previa y primordialmente un compromiso teórico y práctico con lo que tradicionalmente se ha llamado cultura. Sin las humanidades no es posible diseñar profesionales a la altura ética -y estética- de nuestro tiempo."
Este artículo es la primera parte de un trabajo en el que el autor hace una defensa de la necesidad de la enseñanza del latín en el sistema educativo español, analizando la relación de la especialización tecnológica de este final de milenio con el equilibrio que le proporcionaría el conocimiento humanístico, identificado, en este caso, con el dominio de las lenguas clásicas.
Si los dioses antiguos no lo remedian, miles y miles de adolescentes españoles, dentro de un año o de dos, iniciarán su bachillerato sin asomarse al universo cultural de la lengua latina y lo terminarán sin haber declinado ni conjugado los incitantes recursos de esa lengua y de esa Cultura. Dentro de cuatro o cinco años, esos miles de muchachos españoles, ya en la antesala de una profesión, que les va a exigir saberes muy especializados y precisos, recogerán con sus manos tecnificadas e informatizadas un título, el de bachiller, que carecerá, como sus manos, de emoción y de temblor. Ese día, en algún lugar de este inmenso páramo, miles y miles de jóvenes españoles se comprometerán (sin latín, con muy poco pasado y casi nula reflexión histórica) con una profesión, muy técnica y muy especializada sin duda, que servirán, pocos años después, desde una concepción muy poco cultural y desde un esquema moral en que muy pocas cosas serán cuestionadas.Que las primeras palabras de este artículo, más censorio que elegiaco, sean una incursión en el firmamento de la mitología grecorromana no debe interpretarse como retórica fácil. En efecto, ¿qué dioses, salvo los antiguos, podrán evitar la fractura cultural que se está diseñando y perpetrando por quienes, en nombre de una Modernidad con mayúscula, se consideran intérpretes correctos de los signos de los tiempos? Eliminar por decreto el latín, las humanidades clásicas y otras humanidades puede entusiasmar a quienes están embriagados por ciertos signos de hoy, signos que son aparatos, tecnologías, números abstractos y esquemas asépticos, necesarios y útiles, sin duda alguna, en la medida en que se aborden o se utilicen en una atmósfera de cultura donde se den cita estética, ética, espíritu crítico y reflexión sobre el pasado, que es, a la vez, meditación sobre nuestro puntual presente, pórtico del futuro. Borrachos de fáciles signos, embriagados por superficiales gestos, excomulgan por decreto lo que es una de las sustancias íntimas de lo que llamamos cultura occidental, es decir, de lo que constituye el más vasto e ilustre capítulo de la cultura mundial.
Contra lengua y literatura
Si queremos oponernos eficazmente al proyecto de bachillerato, será indispensable para defender adecuadamente el latía defender también otros saberes en ese proyecto notablemente disminuidos o desvirtuados. Dicho de un modo muy simple, el nuevo bachillerato atenta gravemente, al regatear horas de clase, contra la lengua y la literatura, disciplinas ya no muy favorecidas en los horarios actuales. Tal atentado no sólo es un atentado contra la capacidad discursiva del alumno (muy pronto ciudadano de pleno derecho), sino contra su pensamiento, ya que el pensar se conduce, se vertebra y se articula lingüísticamente.
Ya aquí conviene señalar que, desde hace algunos años, miles y miles de adolescentes y de jóvenes de nuestro país manifiestan (y a veces hacen gala de ello) un pobre, cuando no paupérrimo, discurso lingüístico. Un limitado vocabulario (argótico frecuentemente), bastantes frases anacolúticas, una sintaxis muy simple (mísera en nexos) y un evidente desinterés por el registro idiomático exigido por la situación o el contexto son, en mi opinión, las principales características del discurso juvenil español, a veces fomentadas por adultos con responsabilidades educativas que consideran reaccionario o poco moderno hablar bien. Por otra parte, no pocos estudiantes de bachillerato perciben en el discurso lingüístico culto, esmerado y matizado de ciertos adultos signos de clase que detestan. Nadie ignora que la juventud siempre ha tenido sus señas de identidad, las lingüísticas incluidas, pero lo inquietante de esta hora es el desdén superlativo por todo lo que signifique esfuerzo idiomático, desdén que lleva a la juventud a dejar en manos del enemigo de clase (adultos, profesores ... ) dones que los jóvenes deberían ser los últimos en desdeñar o rechazar: el poder persuasivo de las palabras, la lógica y la belleza intelectual del discurso bien construido y la fruición (propia y ajena) que las palabras afanosamente buscadas producen.
Así las cosas, quienes deberían ser intérpretes sagaces del acontecer histórico, de nuestras carencias y de nuestras necesidades culturales, disminuyen las horas lectivas de lengua y literatura y decretan la muerte del latín en el bachillerato. El resultado ya está claro: menos clases de ejercitación idiomática (oral y escrita), menos horas de lectura orientada de autores clásicos (literatura) y menos tiempo de reflexión sobre la lengua (gramática), todo ello agravado por la circunstancia de que los alumnos, sin rudimentos de latín, no podrán establecer, ni con la ayuda del profesor, las relaciones y filiaciones verbales que tanto han esclarecido las reflexiones idiomáticas de tantas y tantas personas (no necesariamente lingüistas) y tanto han enriquecido la semántica y la andadura del discurso, aun en conversaciones no trascendentes.

Y todo ello en nombre de la modernidad, cuyos signos, asépticos o no, sería erróneo rechazar, casi tan erróneo como despojar o privar a los ciudadanos de actitudes culturales y discursivas que nos permitan ser dueños de los modernos instrumentos, y no sus fascinados esclavos. En realidad, el desafío de las modernas tecnologías y de los complejos aparatos actuales exige de nosotros, de nuestros planes de estudio y de nuestros programas educativos una entrega importante a la información histórica (también muy mermada en el futuro bachillerato) y a la formación cultural, indisolublemente unidas, siempre que se impartan con talento y la adecuada erudición, al espíritu crítico y al talante ético, al sentido moral. Hoy más que ayer, aún más que ayer, se necesita esa formación cultural y esa información histórica.

Preparar a los niños, a los adolescentes y a los jóvenes para el mundo tecnificado de hoy exige, secundariamente, las precisiones a que obligan los novísimos objetos técnicos y ciertos saberes recientes, pero exige previa y primordialmente un compromiso teórico y práctico con lo que tradicionalmente se ha llamado cultura. Sin las humanidades -otro hermoso y decidor nombre tradicional- no es posible diseñar profesionales a la altura ética -y estética- de nuestro tiempo.

En esta segunda parte de su artículo, el autor defiende el latín como horma, que no cárcel, en la que se han formado escritores y pensadores durante siglos. No se trata, afirma, de estudiar una cultura por su condición de pasada; se trata de no romper radicalmente en nuestra civilización como es y ha sido la cultura clásica.
Alguien podrá argüir que el conocimiento y uso de otras lenguas que no sean el griego y el latín puede estimular y enriquecer el discurso en la propia (o en las propias), lo cual es rigurosamente cierto. Tal actividad existe en nuestros estudios, y es un dato de la modernidad que sería pueril eludir, aunque sería aconsejable, en esta parcela de la enseñanza, otra orientación u otros matices. Estas lenguas, trátese del inglés o del ruso, del francés o del chino, del alemán o del italiano, son, velis nolis, en alguna medida, lenguas beligerantes, culturas beligerantes. A su condición neutra debe el latín algunos éxitos. En su horma, que no cárcel, se formaron durante dos milenios los escritores, los pensadores y los científicos que constituyen las páginas más numerosas y gloriosas del libro grande de la historia. Ninguna lengua ha jugado semejante papel en el desarrollo de la civilización, como afirma Antoine Meillet. No siempre, reconozcámoslo, se ha hecho la defensa del latín en términos plenamente convincentes o aceptables. A veces tales defensas, loas o cantos desprendían un dudoso aroma intelectual o unas inquietantes connotaciones negativas, y en ocasiones se llegó a identificar la defensa del latín con actitudes políticas reaccionarias o muy, conservadoras, con un cierto culto al pasado (por pasado, simplemente) e incluso con una determinada propensión clerical.
No, se trata de estudiar una cultura. por su condición de pasada planteamiento que nos llevaría a incluir en nuestros programas lecciones y lecciones sobre la civilización sumeria o la literatura sánscrita, cuya importancia, por otra parte, jamás han cuestionado los historiadores; se trata de no romper con la cultura clásica, y no romper, tras tantos siglos, quiere decir tener en cuenta, seguir teniendo en cuenta, algo que sólo ha muerto o cambiado en algunos de sus gestos formales, algo que se nos aparece (hoy como ayer) como cita inevitable, como insoslayable encuentro, como fecundo y no despótico punto de partida. Para ello, ya que no del griego (dicho sea en voz muy baja), necesitamos del latín, de la lengua latina, incluso para atender la realidad (y las posibilidades o potencialidades) de algunas lenguas que no proceden del latín. Situado el problema en España, donde tres lenguas neolatinas son oficiales, una de ellas de enorme proyección extrapeninsular, privar a nuestros alumnos del latín sería contribuir muy eficazmente a empobrecer su discurso lingüístico (su capacidad razonadora y matizadora, por tanto) y su capacitación gramatical. En cuanto al euskera, la lengua española no latina, ese idioma, filológicamente tan apasionante para especialistas y para meros curiosos, contiene, como es sabido, un número no es caso de elementos latinos, y hasta para formular una despedida recurren desde hace siglos a una vieja palabra y a una vieja creencia romana (auguriu, que terminó convirtiéndose en agur).
Un poco de socialismo
El autor de este trabajo reconoce que no siempre deslinda latín de griego y lengua de literatura o cultura, lo cual a veces no es involuntario. Creemos que no es bueno para la causa del latín obstinarse en defender la presencia que tiene, que todavía tiene, en los actuales programas de bachillerato. Antes de que la amenaza de su supresión se cerniese sobre este sufrido país éramos muchos los que creíamos que había llegado la hora de exigir más horas de latín y cultura latina en el bachillerato, y ello habría que inscribirlo en unos planes de enseñanza que recuperasen, en alguna medida, la lengua griega.
Esto, sin duda, suena a antigualla a nuestros gobernantes y a no pocos de los pedagogos que los asesoran. Sin necesidad de haber estudiado filología clásica, miles y miles de personas medianamente cultas de cualquier parte del mundo saben que no pocas palabras decisivas, cultas o no, técnicas o no, proceden, incluso en lenguas no indoeuropeas, del griego, muchas veces tras pasar por el filtro del latín. Estar contra esto no es moderno, y partir de esto, por lejanas que estén las raíces, es asomarse, con buen criterio y con firmeza, al futuro.
Latín y progreso
Nuestros gobernantes, al parecer educados en el socialismo, deberían sospechar que don Julián Besteiro desaprobaría este atentado, en la persona del latín, contra las humanidades clásicas, contra la cultura. Ya aquí convendría mencionar un episodio intelectual no muy citado, protagonizado, en el siglo pasado, por quien, con sus estudios económicos y políticos, cambió, a su modo y en cierta medida, el curso de la historia. Se llamaba Karl Marx, quien, entre capítulo y capitulo de Das Kapital, traducía al alemán, desde el griego, las tragedias de Esquilo. Sus biógrafos añaden que por las noches recitaba, para su mujer y para sus hijos, actos enteros de los dramas de Shakespeare. También Wagner leía a los trágicos griegos mientras componía El anillo de los nibelungos.
Una y otra vez se invoca la modernidad, con su olimpo de dioses, cuando no de diosecillos y de ídolos. Pues bien, la Edad Moderna, en la que todavía estamos, empezó en Europa hace cinco siglos (seis, tal vez, en Italia), justo cuando los humanistas, más latinistas entonces que helenistas (por razones obvias), descubrieron el gran latín de los clásicos, su lapidario decir y su rigor formal. Los textos latinos, más allá del deslumbramiento formal, que fue mucho, comprometieron a los humanistas porque eran mensajes nuevos, si bien enterrados o semienterrados durante nueve o diez siglos.
Tras Cicerón, tras sus códices, peregrinó media vida por bibliotecas y monasterios, con pasión y tenacidad de filólogo antiguo, quien fue el gran precursor del Renacimiento, por consiguiente de la Edad Moderna: el humanista Francesco Petrarca. Es justo recordar en esta ocasión su muerte ejemplar, acaecida, sobre un códice latino, el día 19 de julio de 1374.
Quienes hoy hablan (o hablen) de modernidad, de la concreta modernidad de nuestra hora, deberían conocer con detalle la hermosa aventura humanística de los comienzos de la Edad Moderna. No se trata, aclaremos, de morir como Petrarca, pero su muerte, en aquella noche de luz y misterio (su cuerpo, sobre un códice latino) bien merece un decreto: un decreto distinto.

FUENTE: 
"Pro lingua latina (et non solum .. )" / 1
"Pro lingua latina (et non solum ... )"/ y 2


16 septiembre 2013

Saludos en latín y griego

Iniciamos el nuevo curso escolar con un post dedicado a los saludos y despedidas en latín y griego. Para ello, nos hemos servido de los simpáticos dibujos de Philip Martin (www.phillipmartin.info), entre los que encontramos varias series dedicadas a las antiguas civilizaciones:
Aquí tenéis, pues, unos carteles para pegar a la entrada y a la salida, respectivamente, del aula, para que los alumnos aprendan a saludar y a despedirse en latín y en griego en la primera semana de clase.



Si encontráis alguna dificultad para descargar el documento de scribd, se puede hacer desde este enlace.